El tiempo es oro también para tu cliente


Si no te gustan nada las largas colas, aprenderte de memoria la melodía del teléfono en espera, corres de un lado para otro intentando aprovechar mejor el tiempo para hacer más cosas, y piensas que el tiempo es oro, este post es para ti.

Hace unos días en una consulta al dentista con cita previa tuve que esperar casi más de una hora hasta que llegó mi turno, durante todo este rato de demora escuchaba comentarios, quejas,… y todo ello me hizo pensar, que si tan importante es el tiempo para nosotros y el cliente para nuestras empresas, ¿qué hacemos cuando fusionamos tiempo y cliente?

Partiendo de la idea de que hay veces que es inevitable la espera, cuando esto se convierte en algo habitual hay que tomar medidas, ya que lo único que puede ocurrir es que nuestros clientes cambien la confianza en nuestra marca por un, nunca contestan, siempre llega tarde, y buscar alternativas en la competencia.

Un retraso de envío, llegar tarde a una cita, olvidar mandar El tiempo es oro para tus clientesun correo, siempre, siempre, siempre debe de ser justificado al cliente, y no es cuestión de estar pidiendo constantemente disculpas sino de aprender para futuras ocasiones.

Hoy te planteo una serie de preguntas en función al tiempo y la atención al cliente dentro de tu estrategia de comunicación tanto online como offline, ¿[email protected]?

– ¿Cuánto tiempo tarda tu web en cargar?
– ¿Cuánto tiempo tardas en responder a un correo electrónico?
– ¿Cuánto tiempo tardas en contestar en redes sociales o blog?
– ¿Cuánto tiempo tardas en la atención directa al cliente?
– ¿Cuánto tiempo tardas en responder las llamadas?

¿Ya lo tienes?

Estamos acostumbrados a medir el tiempo en número pero no te voy a dar un número, ya que entiendo que cada negocio es diferente y necesita unos tiempos distintos, lo que si voy a darte es una frase específica: EL MÍNIMO TIEMPO POSIBLE.

El mínimo tiempo posible sería la medida en que el cliente no se da cuenta de la espera, no le da tiempo a pensar en otras opciones y se le hace agradable.

Hay muchas maneras de hacer entretenida la espera como jugar con el ambiente a que sea lo más favorable posible hasta invitarlo a probar un producto estrella.

¿Qué te parece? ¿cómo haces que ese tiempo sea el mínimo posible?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.