El día de lo inocentes no te quedes con tu cliente


Se acerca el Día de los Santos Inocentes y parece que ya tenemos el humor a tope, eso si, contigo que no se queden.

Anoche abro el correo y me encuentro la grata sorpresa que el director de marketing de mi compañía de teléfono en un correo muy atractivo se pone en contacto conmigo para decirme que me cambian de tarifa. Entre sus palabras puedo leer que solo cambian el nombre de la tarifa, pero sigo leyendo y… sube el precio del minuto, desaparecen esos 1000 sms gratis poniéndole precio a cada sms, te suben los GB nada más y nada menos que 200MB, y en resumen te suben el precio de la tarifa. Que bien, este chico piensa que a todos nos tocó ayer el gordo!!

 

El día de los inocentes

 

Que cambien el nombre de la tarifa por una cuestión comercial, vale, lo entiendo, pero que ahora lo llamamos así y te lo modificamos todo para ganar un poquito más, como que no.

No quiero hablar de marca aunque seguro que sabes de que hablo porque en redes sociales se puede hablar más alto pero no más claro. Y es que entiendo que las empresas renueven sus productos y servicios, sin embargo si hay un contrato por medio o mantienes la condiciones hasta que esa relación desaparezca o beneficias al cliente.

 

Ya sabes que me encanta ir sacando mis propias conclusiones y darle la vuelta a casos reales del día a día para ayudarte a mejorar en tu empresa y que esos detalles tan evidentes no se te pase. De esta bonita situación, me quedo con:

  • Cumplir con las condiciones del contrato que tú mismo pusiste a tu cliente.
  • Evitar la letra pequeña en la que todo lo vale para mí como empresa pero no para mi cliente.
  • Si vas a hacer algún cambio que sea en beneficio de tu cliente.
  • Escuchar, escuchar y escuchar a tu cliente tanto online como offline.

 

Como bien decía en el título del post «el día de los inocentes no te quedes con tu cliente» y añado: si no es para bien… por eso… ejem ejem… Todavía «Compañía de teléfono» estás a tiempo de decir que todo fue una bonita broma y sorprender satisfactoriamente a tus clientes, porque yo si creo en los finales felices, y tú? 😉

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.